• Miquel Antonijuan

¿Cuál es tu razón de vivir? | Encuentra tu IKIGAI


El sentido de la vida es una vida con sentido

Steve Jobs empezaba cada mañana mirándose en el espejo y preguntándose: "Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer?” Si la respuesta era “no” varios días seguidos, sabía que había llegado el momento de cambiar algo.

No lo pensaba. Lo sentía, y pasaba a la acción.

Yo también pasé muchas mañanas mirándome en el espejo al levantarme, pero experimentado la sensación de que los días se iban convirtiendo en rutinas, que empezaba a sentirme atrapado en una monotonía que me iba agotando poco a poco y no sabía cómo salir de ella, que notaba en mí una profunda sensación de que esta no era la vida que quería, pero que ya no podía hacer nada para cambiarla. ¿Te resuena algo de esto dentro de ti?

Verse reflejado así cada día, y no actuar, tiene un precio. Y uno de alto. Por un lado deseaba no mirarme de nuevo en el espejo cerrando los ojos a mi propia realidad. Me mentía. Actuaba como si no pasara nada, feliz en mi ignorancia de creer que aquella falta de rumbo y de sentido iban a desaparecer algún día. Pero curiosamente mi vida se iba polarizando. Hacia fuera, una trayectoria remarcable con carrera, máster, buen trabajo y proyección profesional. Hacia dentro, un vacío interior que día tras día iba creciendo.

A veces me perdía en el futuro. Inundaba mi mente de pensamientos venideros para visualizar y fijar metas, sueños y cambios que me dieran la energía que me faltaba. Pero la insilenciable voz de mi consciencia, sutil pero persistente, me despertaba en el presente con un baño de realidad: “¿Crees en lo que haces? ¿Confías realmente en ti mismo? ¿Estás siendo fiel a tus auténticos valores? ¿Eres verdaderamente feliz? ¿Qué sentido tiene tu vida actual?”

No estaba siendo yo mismo. Buscaba algo sin saber ni qué, ni donde ni cómo. Estaba perdido.

Y en el fondo de mí, no sabía qué movía mi vida.

Tu IKIGAI – El camino hacia una vida con sentido

Marc Twain los dos días de tu vida

Hace tiempo que no creo en las casualidades. Una buena amiga me ayudó hace años a substituir esta idea por otra que creí más poderosa: las causalidades. Si has llegado hasta aquí y estás leyendo este texto ahora mismo es por algún motivo, ya sea por algo que estás buscando, o que te está buscando a ti. En un momento de mi vida, todo se llenó de señales y un paso adelante cambió completamente mi camino.

Pero para compartirlo contigo permíteme introducirte primero el concepto de Ikigai.

De acuerdo a la filosofía japonesa, el Ikigai es la razón de vivir de cada persona. El motivo y la pasión que te impulsan cada mañana a levantarte y a ser feliz. Este Ikigai es personal e intransferible, es tu deseo íntimo, y la fuerza que te ayuda para superar obstáculos y guiarte en la vida. Es la puerta a tu propio camino particular, tu llamada, lo que da sentido a tu existencia.

Ikigai razón de vivir de cada persona

Este sentido no puede inventarse, debe descubrirse. Porque cada uno de nosotros tiene su Ikigai, pero encontrarlo no es una tarea fácil ni inmediata. Según otras filosofías como el Yoga, toda tu vida es una oportunidad para descubrir y manifestar este propósito y vocación única.

Para ello es esencial iniciar su búsqueda venciendo a los miedos, frenos y obstáculos que han impedido que salieras de tu zona de comodidad. Y para lograrlo, y cómo primer paso, es necesario conocer qué mueve tu vida y para qué vales.

¿Por dónde empezar? Marc Winn realizó este increíble diagrama que permite ver Tu Ikigai como la unión de los 4 grandes elementos de tu vida: tu pasión, tu vocación, tu misión y tu profesión. De la intersección de todos los puntos, en el centro del círculo, nace el magnetismo que mueve tu vida

Cuál es tu Ikigai

¿Es así de fácil? Sí, y no. Suele suceder que las preguntas más difíciles requieren respuestas cortas, pero que las preguntas cortas necesitan respuestas amplias. Seguramente conoces a gente apasionada, brillante y con talento viviendo una realidad profesional diametralmente opuesta a su vocación. O personas que viven con pasión una vida de éxito profesional alejados de sus valores profundos. O quizás también a personas que sienten y creen que no destacan en nada, y que les cuesta ver su brillante luz reflejada en el espejo.

¿Qué nos impide identificar a nuestro Ikigai y dar sentido pleno a nuestra vida?

El MIEDO a ser quién realmente eres

Cuando sentimos que nuestra alma nos llama a hacer algo, aparece de pronto un océano de dudas, obstáculos y miedos: “qué pensará la gente de mi” “cómo puede ser posible que yo me convierta en” “no podré ganarme la vida” “¿Y si no sale cómo esperaba? ¿Y si no puedo volver atrás? ¿Y si fracaso?

Déjame invitarte a mirar tu dedo índice. Sí, sí. Ahora mismo. Y compartir una cifra contigo: 7.503.609.822 ¿Sabes qué significa? Es la población mundial que convive contigo en este planeta a día de hoy en que publico este artículo, y puedo afirmarte (¡científicamente!) que ninguno de ellos tiene la misma huella dactilar que tú. Lo que te convierte en un ser…ÚNICO Y EXTRAORDINARIO. Sí. Eres biológicamente especial desde tu nacimiento. ¿Pero te lo crees? ¿Lo sientes así? Seguramente no.

miedo aparece al acercarse a la verdad

Hay una profunda capa de miedos que cubre tu verdadera pasión, propósito y sentido en la vida. Tu verdadera misión. Muchos de ellos dependen de lo que otras personas piensan, dicen o hacen. Y por esto es necesario que te permitas ser realmente honesto contigo mismo y desnudarte completamente sin velos ocultos para afrontar los miedos como solías hacer cuando eras pequeño: ni por encima, ni por debajo ni alrededor.

Sino a través de ellos.

Sé lo incómodo y doloroso que puede ser viajar por la vida sabiendo que hay algo dentro de ti que aún no ha encontrado el camino para ser expresado. Pero sé también, y he experimentado, que cuando pasas a través de este miedo eres capaz de destapar tu verdadero potencial. Tu creatividad toma el protagonismo, y empiezas a marcar la diferencia que la vida había marcado en tu huella dactilar.

Mientras sigas dudando de tu poder, seguirás dando poder a tus dudas.

Reescribe TU HISTORIA – Encuentra Tu Ikigai

Las historias pueden ser reescritas. Todos paseamos por la vida con historias que hemos creado en nuestras mentes sobre nosotros mismos, la gente que nos rodea y el mundo en que vivimos. En el fondo, siempre encontrarás evidencia por lo que quieras creer.

En mi caso hace justo 10 años que mi alma habló con todas sus fuerzas para vencer a mis miedos y dejar atrás de una vez por todas a una vida cómoda, segura pero vacía de sentido y así empezar un nuevo capítulo de mi vida, de mi Ikigai.

Reescribe tu historia

Dejé mi trabajo como mánager internacional, renuncié a una carrera profesional estable pero que no encajaba conmigo y me fui a dar la vuelta al mundo por los países del sur del planeta con una compañera que justo empezaba a conocer. Aún recuerdo a mi jefe diciéndome que estaba tomando la decisión más errónea de mi vida, pero yo mientras sentía que por fin estaba tomando las riendas de mi vida y no podía dejar de sonreír.

Sentía que asumía felizmente plena responsabilidad de los actos de mi vida, y de sus consecuencias. Sin miedo. Estaba siendo verdadero conmigo mismo y la misión de mi corazón, los puntos empezaban a conectar y tomar sentido y no sentía necesidad de pedir consejo, permiso u opinión para estar seguro del siguiente paso y tapar miedos.

Empezaba a descubrir que las respuestas estaban dentro de mí.

Tras 333 días de viaje ininterrumpido volví. Sin dinero, sin ninguna oferta de trabajo y sin planes a la vista. Pero lleno de vida, y enormemente rico en felicidad. El mundo entero se había convertido en mi clase, y yo en un estudiante más. Vacié lo que había aprendido hasta aquel día, y me dejé llenar por quién era yo realmente. Además, seguía felizmente enamorado de quién hoy es mi esposa y madre de mis dos hijos.

Empecé a trabajar en el sector social en una causa que me apasionaba, y luego mi Ikigai me fue llevando hacia el sector educativo, convertirme en profesor de secundaria de la noche al día, mentor y coach vocacional. Actualmente dedico mi vida a impulsar proyectos sociales en una fundación, un trabajo que me encontró en lugar de buscarlo, y del cual estoy eternamente agradecido porque siento que me permite dar lo mejor de mi.

Pero ahora centrémonos en ti y tu historia. Te lanzo dos preguntas: ¿En qué estás añadiendo sentido a tu historia actual? ¿Esta historia te está sirviendo para tu propósito real?

Tu DON. Tu PROPÓSITO. Tu REGALO.

Picasso tu don propósito regalo

El mundo necesita más que nunca personas con coraje que destapen todo su potencial y vivan una vida con sentido y significado. No hay mejor momento qué ahora para empezar este camino. Por esto tengo un desafío para ti.

Atrévete a dar tu primer paso, mirar más profundo y comprometerte a vivir verdaderamente como un alma despierta en esta vida.

Busca la comodidad en medio de la incomodidad. La vida no es un camino recto. Está llena de giros, vueltas, cambios y desvíos inesperados. Date cuenta que la confusión aparece cuando no sabes algo, pero NECESITAS saberlo. La "necesidad" lo cambia todo y es la fuente de la ansiedad y estrés.

Cuando empiezas a dejar ir la necesidad, y aprender en cambio a abrazar nuestra incomodidad, empiezas a confiar en los desvíos. Empiezas a ver la belleza en lugares inesperados. Empiezas a ver las dificultades y obstáculos como oportunidades para crecer y descubrir nuevos caminos.

Tu corta vida es afectuosamente preciosa y, si aún no lo has hecho, necesitar tener una cita encantadora con tu entrañable alma. Date a ti mismo una carta blanca incondicional sobre tu vida. Date a ti mismo permiso para ser quién realmente crees ser.

¿Estás listo y comprometido para poner excusas de lado, y andar finalmente en el camino de tu proyecto / libro / negocio / sueño / revolución o lo que sea que te apasiona y con lo que no puedes parar de pensar?

Quizás tu primer paso para encontrar tu propio camino (re) descubriendo quién eres realmente, qué te apasiona y qué mueve tu mundo empieza aquí. Mi Ikigai es acompañarte a reflejar tu don, y dejar salir la historia dentro de ti que se muere por nacer.

El mundo está preparado para escucharla.

Encuentra tu Ikigai

1,042 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo